¡Hola familia! ¿Habéis oído hablar de la vacuna para la tos ferina y no sabes muy bien qué es?

Tos ferina y embarazo, claves:

  • El objetivo de la vacunación frente a la tos ferina en la embarazada es proteger a los bebés frente a esta enfermedad en sus primeros meses de vida. Se trata de realizar una doble protección, a la madre y al recién nacido. Al administrar la vacuna frente a la tos ferina durante la última etapa del embarazo aumentan las defensas en la embarazada. Estas defensas pasan a través de la placenta y protegen al recién nacido hasta que éste reciba la primera dosis de la vacuna frente a la tos ferina según el calendario de vacunación. 
  • Se recomienda vacunar a las embarazadas entre las semanas 28 y 36 de gestación (preferiblemente entre las semanas 28 y 32). Se recomienda vacunar en cada embarazo, independientemente de cuando se haya recibido la última dosis de vacuna frente al tétanos y de si se ha vacunado en un embarazo anterior. 
  • Se ha comprobado que el mayor paso de defensas a través de la placenta tiene lugar en el último trimestre de embarazo. Estudios recientes han demostrado que la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos de madres vacunadas frente a la tos ferina presenta mayor cantidad de defensas en comparación con los recién nacidos de madres no vacunadas. 
  • Si justo coincide que también necesitas la vacuna de la gripe, no te preocupes. Ambas vacunas se pueden administrar en la misma consulta, pero cada una en un brazo diferente. 

¡Nos vemos en el próximo vídeo!

Comentarios

Quizá te pueda interesar…